El agente de jugadores

La verdad es que organizar un Memorial es la bomba. ¡Cuántas cosas me han pasado! Tal vez esta sea una de las más sorprendentes y curiosas… aunque, sinceramente, no la más importante, pero, cómo no, os la voy a contar. En mi afán de traer jugadores a Valdepeñas había veces, realmente, que no me importaba si eran bases o pivots, bajos o altos, buenos o malos… simplemente veía si en las fotos del facebook llevaba ropa de basket. No me entendáis mal. Eso me pasaba con los jugadores que no conocía (pocos, pero los hubo).

¿Por qué no los conocía? La respuesta es sencilla, aunque había muchas variantes: porque no habían jugado en categorías nacionales, estaban lejos de mi tierra o porque no había escuchado su nombre nunca. Imaginaos lo raro que podía ser para un tío de Mallorca que jugaba en su tierra recibir una invitación para venir a Valdepeñas. De locos, realmente fueron locuras, pero bueno, había que intentarlo. Lo normal es que ni respondieran. ¿Causas? Pues muchas: no me conocían, ni conocían Valdepeñas ni sabían de lo que yo los podía conocer. Aquí está el “quid” de la cuestión. Ellos se preguntarían: ¿para qué querrá este tío que me desplaze allí sin haberme visto nunca?. Y como nos encontramos en crísis, pues alguno vió la posibilidad de negocio con este hecho. También hay que pensar que estos jugadores querían tener una oportunidad y simplemente necesitaban ayuda. Uno me hizo la pregunta del millón.

“¿Es que eres agente de jugadores?”, “ya que me conoces, ¿podrías buscarme equipo por tu zona?”. No me gusta engañar a nadie, y realmente no lo hice, pero la sensación que me quedó era amarga. Estos tíos pensaban que yo había visto algo en ellos, cuando en realidad, ni los había visto jugar. Se sentían halagados y depositaron su confianza en mí. Si hubiera podido, los hubiera colocado en algún sitio, pero es que mi papel no era ese. Esa confusión o esas ilusiones realmente me entristecieron. En cierto modo y en pequeñas dosis, les llené la cabeza de pajaritos (aunque para su ego, me imagino que les vendría bien, jejeje)

Aunque pueda parecer una tontería, prometo no hacerlo más. Me sentí mal porque no les pude ayudar. Hubiera sido un placer ayudar a estos tíos a hacerse un hueco en España (un francés y un americano). Me mandaron vídeos con sus highlights y todo; no sabía cómo decirles que no. “Venga seguro que tú conoces a muchos entrenadores, consígueme una prueba” me rogaban. Ya os digo, un trago para mí. De aquí en adelante no “jugaré” con los sueños de basket de la gente. Ya no quiero ser más el agente de jugadores.

Hasta la próxima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: