Soy leyenda


La verdad es que hay actuaciones que marcan un antes y un después en el mundo del basket. Partidos que marcan una carrera. Detalles que hacen que no nos olvidemos de determinado jugador aunque pasen años y años. Eso fue lo que me pasó a mí una tarde de sábado viendo un partido junior. ¡Qué cosas! Hay jugadores que lo han hecho una y otra vez, pero el que más veces debió sentir eso (lo de pasar a la historia) fue el número 23 de los Bulls. Hay tantas historias sobre él en una cancha; hizo tantas cosas “imposibles” que todo el mundo es capaz de recordar al menos una… Es evidente que todos recordamos más de una, pero no todo el mundo conoce la leyenda del chico de Criptana. Os la cuento yo, cómo no, jejeje.

“No ha muchos años se corrió la voz de la existencia de un ávido mozo barbilampiño que recorrió las pistas de la región rompiendo prejuicios y machacando rivales”. Así podría comenzar nuestro cuento. Y no engañaría a nadie. Cuando la estadística aún escaseaba, lo que conocías por el boca a boca se convertía en una especia de fábula. La gente contaba las cosas de otro modo, no sé… Era algo especial. Pues este muchacho, aún en edad junior, iba haciendo de las suyas en la 1ª Autonómica manchega. “La semana pasada metió 35”, “le clavó 41 a … “. Su apellido empezaba a sonar mucho antes que el del gran Andrés: Iniesta. Que conste que yo ya le conocía y le había pitado en las selecciones inferiores regionales, pero parece que cuando te cuentan sus historias con el senior, es diferente, mágico. Pero éso sólo eran palabras, me faltaban los hechos.

Y éstos vinieron en una fase final provincial junior disputada en Valdepeñas. Se enfrentaban el equipo local y el ya citado Criptana. Físicamente, Fran, no me llamó la atención (si acaso el rapado de marine que llevaba, jeje), pero viendo sus evoluciones, lo reconocí rápidamente. Se echó el equipo a la espalda y se llevaron el encuentro. Me recordó mucho a otro encuentro en el que un solo jugador ganó el partido él solito (era en infantiles, jugaban un colegio de Puertollano contra el todopoderoso Ciudad Real. En el colegio puertollanero, Ramón y Cajal, un crío por entonces me dejó flipado: Alberto Almodóvar, actual EBA del C.Real, qué paradoja…). Siempre destaco la madurez que debe tener el chaval. Están hechos de otro material. Desde ese momento quise seguir la pista del bueno de Fran.

Su trayectoria pienso que ha sido la correcta. Se ha consolidado como un jugador importante dentro de la actual Liga EBA. El Memorial lo necesitaba y el señor Iniesta no falló. Es un jugador que representa su filosofía: humildad y calidad. Gente que, a pesar de los inconvenientes físicos, se ha hecho un sitio en la élite a base de talento y trabajo. A Fran no le han regalado nada. El Memorial fue un reconocimiento público a una trayectoria que casi nadie valora en su justa medida. Digamos que, al menos para mí, es un ejemplo a seguir. Esa fría tarde de sábado en la que cogió las riendas de su equipo escribió con mayúsculas en la mente de todos: Soy Leyenda.

Hasta la próxima

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: