Alvaro “All Star” Paricio

1. ¿Cuál fue el primer partido que viste en Televisión?

No recuerdo el partido en concreto, pero tengo grabada la imagen de ver a los Lakers jugar en el Garden de Boston un día en una cafetería allá por el año 86. De igual forma recuerdo un ver con mi padre un partido del Cacaolat en Gran Canarias un domingo en el bar. Resulta curioso que mis dos primeros recuerdos con el baloncesto sean de dos partidos vistos en un bar, ahora sería imposible.

2. ¿Cuál fue la primera revista de baloncesto que compraste?

La revista NBA, me parecía increíble estar informado de lo que sucedía desde tan lejos. Era muy diferente a la actual, por entonces los contenidos parecían muy lejanos pero ahora con la distancia del tiempo uno observa la gran calidad de los medios actuales. Desde mis primeras compras siempre quise algún día ver escrito en papel algún artículo escrito por mí.

3. ¿Cómo reaccionaron tus padres al ver tu afición por el basket?

Supongo que con naturalidad. Yo al principio jugué al fútbol, era delantero centro pero porque creo que era muy malo. Un día me pusieron de capitán como premio y decidí colgar las botas. No sé que hubiera pasado si en lugar de gustarme el baloncesto me hubiera gustado la hípica, creo que no me hubieran comprado un caballo… Cómo me gustó desde siempre el baloncesto mi madre lo único que me decía (porque me conocía muy bien) es que no me chocara con los más grandes, que algún día me iba a hacer daño entrando a canasta.

4. ¿Cuál era el sueño que más se repetía (relacionado con el basket) en tu juventud?

Como tenía claro que nunca iba a ser jugador profesional siempre que soñé con comentar partidos de baloncesto. Cuando jugaba siempre estaba “retransmitiendo” cada jugada, siempre hablaba, me parecía a Gary Payton. Tenía la necesidad de contar historias de baloncesto

5. ¿Te enamoraste alguna vez de alguna jugadora de baloncesto?

Sí, pero ella no de mí. Fui su entrenador y después de dejar el equipo le pregunté si la amistad existente podía ir a más, ella me dijo que no y me quedé sin equipo y sin pareja. Suena triste, pero siempre pienso que al menos tuve la suerte de conocer a una persona maravillosa.

6. ¿Cuál es el mayor sacrificio que has hecho por jugar al basket?

Invertir muchas horas de sueño y días de vacaciones para trabajar en el baloncesto. He pasado las últimas vacaciones trabajando en diferentes eventos. Sé que puede sonar a locura, pero no lo es en mi caso, no veo mejores vacaciones que ver mundo y baloncesto a la vez.

De joven recuerdo preparar el selectivo mientras veía las finales de la NBA, no importaba que tuviera exámenes siempre fue una tradición ver en directo las finales.

7. ¿Cuál ha sido la peor situación en que te has encontrado por el basket?

No creo que nada de lo que he vivido en el baloncesto se pueda decir que ha sido malo. Quizá es cierto que antes no digería bien la crítica y hubo un día una persona importante en el baloncesto me criticó un artículo dudando de mi honestidad. Desde entonces comprendí que por muy bien que hagas las cosas no puedes gustar a todos y ahora relativizo todo… es mucho mejor para mi salud mental.

8. ¿Cuál ha sido la mayor locura que has hecho por el basket?

Cuando fui al All Star de Nueva Orleans en el 2008 nos cruzamos unos amigos y yo la ciudad de Nueva Orleans de noche. Aunque había bastante policía, después del Katrina muchos barrios podían ser perfectamente desaconsejables para dar paseos nocturnos.

9. ¿Con qué epoca te quedarías: los 80, 90 o la actual?

La actual porque es la que he vivido con más intensidad. Crecer y ver el desarrollo profesional de la generación del 80 me parece un lujo impresionante. Me hubiera gustado vivir intensamente los 90 con Michael Jordan, pero el haber visto y contado los éxitos de España me parecen una experiencia extraordinaria.

10. ¿Qué crees que pasará por tu cabeza cuando tengas 50 años y veas un partido de niños?

Pues nostalgia porque cada vez juego menos a baloncesto y tengo más la necesidad de salir a jugar con los amigos y desfogarme jugando nuestras típicas “pachangas”. En cualquier caso, quiero pensar que con 50 años puedo estar entrenando a niños o niñas e intentar inculcarles una parte de la pasión que siento por este juego.
——————–

Anuncios

1 Comment »

  1. 1
    marcus Says:

    grande alvaro grande 😉


RSS Feed for this entry

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: