Antonio “Asfalto” Gil

1. ¿Cuál fue el primer partido que viste en Televisión?

No podría decirte segura la fecha, pero juraría que eran las Finales de la NBA de 1987 entre Lakers y Celtics. Por aquel entonces yo tenía 6 años y no tenía mucha idea de lo que era aquello, pero recuerdo que para mí la NBA era como una especia de aventura. Me explico. Siempre he compartido habitación con mi hermano mayor, hasta que éste se fue de casa, y de pequeños teníamos una televisión pequeña en blanco y negro en nuestro cuarto. Yo no entendía en exceso como funcionaba eso del baloncesto, pero no se me olvidará jamás que mi hermano y yo solíamos tumbarnos en la cama a ver las retransmisiones de La2 cuando no teníamos clase al día siguiente. Era algo así como “hacer cosas de maores”. Recuerdo que me conocía el nombre de los jugadores más famosos (Bird, Magic, Worthy…) pero no sabía ni como se escribía. Digamos que ver baloncesto en la tele fue la primera “coasa de mayores” que he hecho en mi vida, jeje.

 2. ¿Cuál fue la primera revista de baloncesto que compraste?

Cuando empezó a interesarme de verdad el baloncesto empecé a fijarme mucho en la NBA. Siempre me ha interesado más que el baloncesto de aquí. Supongo que mis primeras revistas serían alguna Gigantes o Revista Oficial de la NBA, pero el primer recuerdo fuerte que tengo al respecto es una publicación que duró relativamente poco tiempo en el mercado: XXL Basketball. Tenía bastantes fotos y muy espectaculares, que al fin y al cabo es lo que le interesaba a un adolescente como yo en aquel momento. Cuando me enamoré del juego de Jason ‘White Chocolate’ Williams colgué un poster suyo que salió en XXL Basketball en mi habitación. Estuvo durante años en mi pared.

 3. ¿Cómo reaccionaron tus padres al ver tu afición por el basket?

La verdad es que tengo que decir que me siento afortunado de los padres que tengo. Siempre me han apoyado en cualquier cosa por la que haya mostrado el más mínimo interés. Cuando empecé a jugar al baloncesto, igual que cuando hice fútbol o judo, mis padres eran los primeros en ir a verme jugar. Siempre estaban allí. Lo del baloncesto me llegó algo más mayor y recuerdo que mi primera incursión seria en el mundo de la canasta fue cuando ellos me apuntaron a la escuela deportiva del Estudiantes. Comíamos a toda velociadad los domingos para ir a entrenar a las 4 de la tarde. Íbamos mi madre, mi padre y yo. Después nos daban entradas para ver los partidos del Estu y mi padre se venía conmigo. La verdad es que nunca les gustó en exceso el basket, pero se acabaron aficionando (por obligación, jeje) por mí.

Cuando empecé a meterme en el mundo del periodismo, les costó entender eso de que tuviera que quedarme hasta las tantas de la madrugada viendo partidos o trabajando. De hecho mi madre aún no lo entiende del todo, jeje. Pero hay una cosa que me parece increíble que es que siempre leen todo lo que escribo, ya sea para Gigantes o para Crossover Magazine. Mi madre no sabe lo que son “pasos” ni lo que significa “play offs” o “draft”, pero muestra el mayor de los intereses.

 4. ¿Cuál era el sueño que más se repetía (relacionado con el basket) en tu juventud?

Cuando era pequeño soñaba con jugar en la NBA (iluso de mí, jeje). Después, cuando empecé a jugar al baloncesto soñaba muchas veces que metía un triple sobre la bocina y el pabelón se venía abajo gracias a mí. Ya más mayor, mi sueño era pisar el Rucker Park de New York y jugar allí. De momento el sueño del Rucker se ha cumplido a medias… me queda pendiente jugar allí.

 5. ¿Te enamoraste alguna vez de alguna jugadora de baloncesto?

Sí, unavez. A ver, no me enamoré, pero debo reconocer que me gustaba bastante una compañera de la escuela del Estu. La cosa no llegó a más, pero recuerdo que siempre que entrenábamos estaba atento si se hacía daño, bromeaba con ella y tal… Cosas de adolescente granuloso. Nunca pasó nada, porque debo reconocer que siempre he sido muy parado para estos temas, pero como anécdota no está mal.

 6. ¿Cuál es el mayor sacrificio que has hecho por jugar al basket?

Supongo que el mayor sacrificio que he hecho por jugar al baloncesto ha sido levantarme a horas impensables en cualquier otra situación, sobre todo teniendo en cuenta que soy bastante dormilón, o viajar muchos kilómetros. La verdad es que siempre he tenido verdadero amor y he sentido auténtica pasión por el baloncesto y no puedo decir que nada de lo que haya hecho por él sea un verdadero sacrificio. Ya sabes, “sarna con gusto no pica”.

 7. ¿Cuál ha sido la peor situación en que te has encontrado por el basket?

Sinceramente no tengo ningún recuerdo malo… Déjame pensar… Supongo que alguna peléa seria en la que me he metido, pero no creo que sea el mejor sitio para recordarlo, jejejeje. Perdona mamá, jeje.

 8. ¿Cuál ha sido la mayor locura que has hecho por el basket?

Recuerdo haber ido a un torneo de fin de semana sin dormir más de dos horas. No podía con mi alma, pero ahí estaba yo, al pie del cañón. Después estuve bastante enfermo una semana entera, jeje.

  9. ¿Con qué epoca te quedarías: los 80, 90 o la actual?

Me quedo con la actual por muchos motivos. Es el baloncesto que más estoy viviendo en primera persona. Tengo imágenes de los 80 de vídeos que he visto a toro pasado y momentos de los 90 porque es cuando empecé a meterme en este mundillo, pero el baloncesto actual es mi baloncesto. Están los que tiran de raíces y dicen que como los 80 no hay nada, que el baloncesto de ahora no es ni la mitad de lo de antes, pero la verdad es que siempre he tenido bastante manía al purismo en general y a la gente que se queda estancada en su tiempo. El baloncesto, como todo en esta vida evoluciona y lo que se juga ahora es lo que yo llevo siguiendo más en serio. No diré que el basket de ahora sea mejor que el de antes, de hecho tengo muchos DVDs y revistas antiguas, pero es lo que más me gusta. El estilo de juego, físico, rápido y espectacular que se destila estos días es muy agradable para mí.

 10. ¿Qué crees que pasará por tu cabeza cuando tengas 50 años y veas un partido de niños?

Pensaré “¿esos trajes cibernéticos con luces que llevan valdrán de verdad para algo?”, jajajajaja. No, en serio, seguramente mi mente vuelva a cuando yo tenía esa edad y me daré cuenta de todo el tiempo que ha pasado. ¡Ah! y seguramente me dará rabia como trata alguno de los entrenadores a los críos o como se comportan sus padres en la grada. Eso es algo que nunca cambia y que realmente es la peor parte de un deporte maravilloso que no ha hecho más queponer un puntito de alegría diario a mi vida desde hace ya años

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: